Los franceses (no) huelen feo

Paris

Desde que llegué a estudiar en Paris, necesitaba comprobar el estereotipo más grande que se tiene sobre los franceses en el exterior: los franceses huelen feo y no se bañan.

Cuando llegué estaba decidido a responder a la pregunta del millón, que me rondaba la cabeza y la nariz. Entonces en París me encontré con muchas personas que dejaban por alto este estereotipo y otros que se sentían ofendidos con tal premisa, por su pulcritud y decencia.

Entonces, la respuesta se divide en dos.

1. Los franceses sí huelen feo

Cuando uno va en la línea 13 del Metro de Paris, una de las más populares de la capital de Francia, se encuentra con olores del otro mundo. Olores que nunca había sentido en la vida. Olores que evocan lo peor que puede excretar el ser humano.

No hay que mantener estereotipos, pero ciertas razas huelen más que otras, pero ninguna se salva. Los indios van a oler a especies, los negros a frito, los latinos a pachulí y los blancos a “zorra”, y bien blanco es mi compañero de trabajo que apesta, que huele horrible, que provoca bañarlo.

Y es que se bañan? Cuando estuve en un viaje de la universidad me tocó dormir en la misma habitación que uno que sólo se bañaba en las noches. Todo el día pasaba sin un baño y pues en la noche llegaba apestando. No sé si es la mejor opción. Más tarde supe que son muchos los que deciden hacer eso, por tradición o comodidad. No me convence.

Otro ejemplo es entrar a un salón de clase cerrado, lleno de estudiantes que llevan varias horas de clase, se siente una concentración de sudor o de la llamada “chucha” que lo hace a uno salir corriendo o abrir la primer ventana posible.

2. Los franceses no huelen feo

Tengo suerte de conocer a muchos otros franceses obsesionados con la limpieza, con los buenos olores, con la «propreté». El caso lo encuentro bajo el mismo techo donde vivo, porque mi pareja de baña a diario y tiene una docena de perfumes.

También por eso son conocidos los franceses, por los buenos olores, a precios accesibles. Hay mucha gente, en los mismos metros, que se visten bien, que huelen rico, que dejan buena impresión.

Además, algo a su favor, es que muchas veces la culpa de la ciudad.

Hay algo de vivir en París, y es que la ciudad misma huele feo. Es común encontrar olores que recuerdan a una combinación de vómito, con orín, con cañería, con alcohol, nada agradable. Una ciudad de tanta historia y tantos siglos de crecimiento, también ha acumulado siglos de olores, que se despliegan en casi todas las esquinas, por todas partes.

Veredicto

Decir que todos los franceses huelen feo es injusto para una gran parte de los franceses (parisinos).

Es un estereotipo difícil de eliminar porque ni la ciudad ni algunos habitantes hacen el esfuerzo. No se puede generalizar y no es verdad, porque como en todo, es muy relativo a la persona.

Solo espero que cuando se confronten a comprobar la verdad sobre este estereotipo les vaya bien con los anfitriones, y no les toque como me tocó el primer año, un compañero de casa, al que le terminamos diciendo el monstruo por sus olores insoportables y la duda de que se bañara.

Una ruleta para la nariz.

2 comentarios sobre “Los franceses (no) huelen feo

  1. Cuando viajé a París tuve la posibilidad de ir en ferry de ahí a Londres, y sentía que me iba a morir; el olor general dentro de la cabina era de lo peor😦. Pero claro, generalizar nunca estará bien.
    La verdad es que de París me molestó más lo antipáticos que eran que el olor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s