La muerte lenta de Smash

smash

La última decisión de la NBC es pasar el programa a los sábados en la noche. En el mundo de la televisión, eso es una manera delicada de decir: “tu tiempo ha llegado”. Una muerte lenta y agonizante le viene este programa que prometía ser una de las salvaciones de los malos números de la NBC. Entonces, ¿cómo llegaron hasta acá?

El nacimiento de Smash el año pasado se dio con gran expectativa. Era un show, que iba a incluir números musicales y no se parecería a Glee porque estaría enfocado a un público más adulto, con ganas de un drama serio y estructurado, además que iba a tener como uno de los productores ejecutivos a Steven Spielberg. Smash estaba destinada al éxito.

¿El único problema? Estar en una cadena, la NBC, que está en un tiempo en el que sufre con todo lo que produce y que intenta hacer todos los cambios posibles para complacer a su audiencia.

Entonces comenzó Smash que tenía como lead-in, al reality The Voice, uno de los grandes y contados éxitos en ratings recientes  de la cadena. Su piloto atrajo la expectativa que se había creado. La audiencia y los críticos querían más. Pero a partir de ese mismo momento, hubo varios asuntos que no cuadraban del todo. El programa trajo unos número decentes y siguió su rumbo de 15 episodios que tenían en la primera temporada.

Aunque para mí la idea era bien interesante, por alguna razón cayeron en unos clichés imperdonables, con personajes que llegaron a ser de los más odiados en la televisión (como Ellis) y que mostraban que la serie estaba pasando por asuntos internos que no se resolverían de la noche a la mañana. Había grandes problemas en la estructura del show, que supongo lo podría notar por cualquiera. Smash estaba ahogándose entre la baja de los números de espectadores, las críticas negativas que apuntaban estos y otos detalles, que se extendían hasta el vestuario de algunos personajes (como Julia), y la poca coherencia que se presentaba en algunas historias.

Sin embargo, Smash ganó un Emmy por Mejor Coreografía de sus cuatro nominaciones; en los Golden Globes, contra todo pronóstico, fue nominada en la categoría de Mejor Comedia/Musical y en la de Mejor canción escrita para un medio visual  de los Grammys. Es decir, a pesar de las malas rachas, algo estaban haciendo bien.

Con este refuerzo en la confianza por el show, algo tenían que hacer. Entonces trajeron a Josh Safran como showrunner, a Jennifer Hudson y Sean Hayes, cambiaron la imagen de su publicidad e incluso el intro. Aunque esperaban tener un nuevo aire fresco, que fuera acompañado por números más positivos para la cadena, sus esperanzas fueron en vano y ya están sufriendo las consecuencias que trae el costo tener un presupuesto de cerca de los 4 millones de dólares por cada episodio.

Personalmente, esta segunda temporada parece como si no hubieran salido de su ahogo sino que se hundieron más. Se deshicieron de los personajes que no encajaron, además de agregar a las estrellas conocidas, incluyeron otros personajes, como el par de amigos que están escribiendo el siguiente gran musical, que tampoco me agradan mucho. Siguen los dramas, pero esta vez más enfocados alrededor de Bombshell y todo lo que pasa en el mundo de Broadway. Y tal como los problemas que sufre el musical de las tablas, lo mismo sucede con el producto televisivo.

Aunque hay cosas buenas que nos ha traído Smash, como unos buenos números musicales que ya tienen espacio en mi iPod, la revelación de Katharine Mcphee y Megan Hilty, la actuación de Debra Messing y la visita de grandes estrellas que dieron buen ritmo, la serie resulta como armar un rompecabezas sin las fichas completas. Tienen buenos elementos, pero no los supieron organizar en el orden que era.Por eso, el público no prestó atención. Para la segunda temporada solo 4.8 millones vieron el estreno y fue la prueba de que no hay audiencia en televisión clásica.

El cambio a los sábados en la noche no es para que los productores intenten salir de su ahogo sino que se resignen y se vayan hasta el fondo, donde ya no hay regreso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s