La perra del 23

Normalmente hago un repaso por la lista de series nuevas para ver con cuál me voy a enganchar. En estos días me encontré con una que me entretuvo decentemente durante sus capítulos de media hora. Lo que más me llamó la atención de este programa fue su título irreverente: Don’t trust the B— in apartment 23. Lo segundo fueron sus protagonistas. A Krysten Ritter solo la conocía en una faceta más oscura  en Breaking Bad. A Dreama Walker la conocí en The Good Wife, pero se nota que tiene bagaje en el trabajo en comedia.

El piloto me dio una buena espina. Una mujer, June a la que le están saliendo las cosas mal y justo se consigue una roommate, Chloe que no lo hace más fácil. Chloe es amiga de James Van Der Beek de Dawson’s Creek, quien actúa en una versión parodiada de sí mismo, que solo cuenta con la fama de este show, que fue un éxito, es bastante excéntrico y se pasa de raro.

Sin embargo, el asunto con las nuevas comedias es que siempre estoy prevenido. El humor norteamericano puede ser tan global como puede llegar a ser estúpido. Creo que estoy más abierto a las opciones dramáticas que presentan las series que las propuestas cómicas, por los contextos y porque me asusta dar veredictos, especialmente si leo buenas críticas de profesionales y buena respuesta de la audiencia.

Un caso de las nuevas series de esta temporada es 2 Broke Girls. Le he dado tantas oportunidades que siento que pierdo el tiempo en cada una. Una comedia con críticas mixtas, pero popular en un sentido que no logro entender. O New Girl, que me parece de lo más cliché en comedia que ha salido en los últimos años.

Después de un par de capítulos más, veo que B— in apt. 23 tiene a las personajes principales con características muy definidas, que logra resolver historias de manera ingeniosa, con un sentido del humor irónico y situaciones bastantes particulares. Sin embargo hay otros dos que son los vecinos, una obsesionada con Chloe y el otro que las mira desde su ventana todo el día, que no logran entrarme todavía en la dinámica de estas dos mujeres en Nueva York.

Por ahora sigo disfrutando, y entendiendo, esta nueva propuesta y espero que las audiencias estén de acuerdo con mi gusto para que el programa siga en la parrilla por mucho rato. Es uno de esos respiros que uno necesita ver en las propuestas de comedias de los canales norteamericanos, donde las mujeres pueden ser protagonistas saliéndose de estereotipos que cansan y sin caer en la vulgaridad de otros casos. Un show bien realizado y que espero sea popular por su sentido y mérito propio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s