Las desesperadas de la televisión

En 2004, creo que no me despegué mucho tiempo del televisor. Fue un año en el que comenzaron grandes producciones que cambiaron el devenir de las series en Estados Unidos. Desperate Housewives y Grey’s Anatomy, sentaron nuevos precedentes de dramas con toques de comedia, muy bien logrados, y sus buenas combinaciones resultaban en ratings elevadísimos.

Ví a las desesperadas por recomendación de un querido amigo del colegio y quedé enganchado desde ese misterioso capítulo piloto. Las seguí detalladamente por algunas temporadas y por diferentes ocupaciones perdí el hilo hacia la cuarta temporada. Fue, también, cuando estaban en un momento de explosión (o desespero) creativo avanzando años, con un choque de avión en el barrio, un huracán, etc.

Y es que se han dado el lujo de escribirse su destino como han querido. Han pasado por todo tipo de aventuras en los libretos y mantuvieron cautivada a la audiencia de los domingos en la noche, en Estados Unidos, dando cada semana altos índices de espectadores.

De su franquicia se hicieron remakes en diferentes partes, incluso en Colombia. Además, salieron realities alusivos, como “The Real Housewives”, que eran muestra del gran impacto de esta producción en la cultura americana.

Las retomé en su séptima temporada, pues fue como una novela mexicana, a la que le ves un par de capítulos y vuelves a estar al día con la trama. Recordé por qué me atrajeron tanto ese primer día, pues es una mezcla muy proporcionada de ‘dramedy’ (drama + comedia) les sale muy bien a sus actores, especialmente a sus mujeres protagonistas, quien de año a año exploraban promos más sexy.

Esta octava temporada es la última. Con unos cuantos capítulos faltantes, ha estado fuerte e intensa: se permiten llevarla con calma, producir y quitar historias, y lograr el tan aclamado misterio, que es fundamental en el programa.

Mark Cherry, su creador, insiste en que será el final para estas cinco mujeres y que nunca las veremos en Dubai (haciendo referencia a la segunda película de Sex and the city). Así que hay que aprovechar y consumir hasta la última entrega de estas amas de casa, para no extrañarlas mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s