Intercambio, duendes y problemas [Gleecap S03E04]

Lo que hacen los escritores de Glee con una mano lo borran con el codo. Algo que hacen bien, tienen que estropearlo de algún modo. Si no, falta ver el capítulo Pot of Gold (S03 E04), emitido después del pequeño receso que tuvieron por los playoffs de beisbol, e hizo regresar al programa con muy poco de lo bueno que dejaron en el episodio pasado, pues parecen series completamente diferentes.

La combinación de tramas parece un esfuerzo por reivindicarse con los personajes rezagados en las últimas semanas y hacer encajar, como sea, a los nuevos.

Una de las más esperadas, era la inclusión de uno de los ganadores de The Glee Project, el reality de Ryan Murphy para conseguir un nuevo actor para la serie. Damian McGinty hizo el papel de Rory Flanagan, un estudiante de intercambio de Irlanda, de donde es originario el actor, que está viviendo con Brittany.

Ella cree que es un duendes -lo que se convierte una historia base para lograr medio capítulo- y le pide deseos que él se dedica a cumplirlos para al final poder perder la virginidad con ella. Si queda alguna duda que es irlandés, sus 20 camisetas verdes y la canción ‘Bein’ Green’ (Kermit the Frog) lo confirman. Aunque no me vi el programa en el que lo eligieron, se nota que el niño canta, y mucho, y tiene carisma también. No es el más histriónico, pero se defiende en su papel.

Aunque media secundaria lo odia, porque los adolescentes odian porque sí, Finn aprovecha para ser su amigo y descubrir las cosas que pasan con Brittany para que no migre al nuevo grupo de Shelby. A parte ser irrelevante la mayoría de la temporada, Finn vuelve con una actitud poco agraciada, dejando que a Rory lo molesten en cuanta escena lo muestran y diciéndole a Brittany que es una idiota por creer en duendes.

No sé por qué, en general, me conmovió el personaje de Brittany, pues normalmente la encuentro fastidiosa y hasta irritante. De pronto, la honestidad que siempre trae consigo, la hacen un personaje fidedigno del espíritu adolescente que debe imprimir la serie.

Santana también utilizó al nuevo estudiante y aprovechándose de la inocencia de Brittany hace que la convenza para quese cambie de coro. Junto a Mercedes, las nuevas dos integrantes del coro de la madre de Rachel, crean The Troublestones, que logran mejorar mi ánimo frente al episodio con su versión de Candyman (Christina Aguilera), en uno de los mejores números de la temporada hasta el momento.

Por si fuera poco, Finn también estaba siendo medio fastidioso con Blaine, quien tiene el espíritu de líder de su antiguo colegio, sabiendo cómo estaban las cosas de regulares en New Directions, con la partida de Mercedes y la cancelación del musical. Obviamente, nunca hay mal momento para que Blaine cante una canción de Katy Perry, que esta vez fue Last Friday Night.

Más tarde en el episodio, Rory decide acompañar a su nuevo amigo Finn a New Directions y para introducirse al  grupo canta Take Care Of Yourself (Teddy Thompson) una balada que deja boquiabiertos a los gleeks y da bienvenida a una nueva fase del coro. Interesante ver cómo se van a organizar para integrarlo como parte de las actuaciones.

Por otra parte, ahora Sue tiene la intención de lanzarse al congreso y encuentra a Burt Hummel, el papá de Kurt, como un nuevo contrincante, quien se le enfrenta para darle fondos monetarios para las artes en las escuelas secundarias. No sé si soy solo yo, pero las tramas que le dan a Sue no me pueden tener más sin cuidado. El grinch de Glee ha intentado detener el coro de McKinley High y aunque casi lo logre, siempre salen ganando los buenos. Ahora su intención es hacerlo de manera estatal, buena suerte con eso.

Además, como leía en un artículo es difícil pensar en temas de presupuesto en esta escuela, cuando los coros tienen números tan elaborados, que parece que nadie lo nota. Es ahí cuando la realidad se mezcla con la ficción de una manera incoherente para la verosimilitud del programa.

Y para hablar de (in) coherencia no falta sino ver la trama que le plantearon a Quinn y Puck, con la idea de llevar Shelby a la cárcel. No sé si es la falta de los pompones de las porristas o solos en el coro, pero Quinn cada vez tiene ideas más descabelladas para tener algo seguro en su futuro, que es su principal  preocupación.

Pero, ¿cuál es el plan recuperando a Beth? ¿Puck y ella van a estar juntos? Ella quiere conseguir a la niña y luego, ¿qué?

Finalmente, a pesar de que inicialmente está con Quinn para el plan, Puck se da cuenta de lo ridículo que puede ser y por proteger a Shelby, y hacer dormir a la bebé, canta Waiting for a Girl Like You (Foreigner) y termina besando a la nueva profesora de Mckingley Kigh. Y poco que le gustan las cougars  a él.

El próximo episodio promete ser un bueno, desde su título The first time deja expectativa, pero entonces no se puede convertir en una rutina que los escritores cada episodio de por medio salgan con algo brillante para arruinar ese espíritu y convicción la semana siguiente.

¿Qué les pareció el capítulo?

Un comentario sobre “Intercambio, duendes y problemas [Gleecap S03E04]

  1. Hola. Concuerdo en muchos puntos que mencionas. Hay ciertas situaciones de éste capítulo que se me hacen forzadas, como sin un sentido claro, además que ya temporada tras temporada es difícil tener algo novedoso con la rutina locales-seccionales-nacionales. Vamos a ver qué pasa más adelante.

    Los mejores números para mí fueron los de “Candyman”, porque me encanta la canción, y logran recrearlo de forma muy divertida); y “Take care of yourself”, que no conocía pero me conmovió casi hasta la lágrima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s