Oda al descaro

Cuando uno cree que ha visto gran variedad de historias y personajes de televisión que lo deslumbran, siempre llega una nueva serie para sumar a la lista de ideas creativas que escriben la actualidad del mundo audiovisual. Entre estas propuestas se encuentra una dedicada a hablar sin tapujos, mostrar realidades crueles y no tener muy en cuenta la sensibilidad del espectador. Se trata de Shameless, que nació este año en la cadena Showtime y que es una adaptación de la serie inglesa con el mismo nombre.


Ahora cuando la televisión tiene fuerza gracias a la experimentación con formatos y sus arriesgadas decisiones de tratar todo tipo de temas, las adaptaciones pueden ser peligrosas. Pero, hay que considerar que las series británicas no son tan populares como las americanas, supongo que mucho tiene que ver con el tipo de humor y, en general, cómo se abordan las situaciones.

Al final, Estados Unidos apenas rompe paradigmas conservadores en sus series de cable básico y hay ventaja para los temas más fuertes en canales como Showtime, que arriesgan en lo que para mí es esa la línea exitosa de series con la que HBO fue pionera. Tanto es el conservastismo americano, que vale anotar que Shameless fue estrenada hace ya 7 años Inglaterra.

Este mismo año, por ejemplo, MTV quiso adaptar Skins una de los programas más populares en el Reino Unido, pero el intento fue fallido. El tratamiento fue muy diferente y no gustó desde un principio pues, de acuerdo a los seguidores de la original, se perdió la esencia. Pero, también, ¿qué se podía esperar de un canal que en los últimos años se ha sostenido a punta de reality shows sobre adolescentes y sus embarazos, y Jersey Shore?

Con Shameless la historia fue diferente. Es la historia de la familia Gallagher, seis hermanos y un padre borracho que intentan sobrevivir el día a día. Hasta aquí suena interesante, (¿no?) pero las tramas que traen cada uno de los personajes elevan la serie a un nivel bastante particular y su adaptación al contexto norteamericano lo considero una virtud fascinante.

Desde sus primeras escenas es insolente y, como su título lo dice, desvergonzada. En esta casa insultan hasta los más pequeños y se valen de todo tipo de estrategias para pagar las facturas (desde las ayudas del gobierno hasta robos). Drogas, sexo y alcohol, que inician desde el padre, Frank, interpretado William H. Macy, quien en cada capítulo impresiona por su habilidad para conseguir dinero y mantener su alcoholismo.

La cabeza de los hermanos, y madre encargada, es Fiona (Emmy Rossum) que entre trabajos de medio tiempo logra solventar parte de los gastos. Fiona tiene esa cara de agotamiento innata de cuidar niños y es el interés de dos hombres guapos que ven todo el valor que tiene la mayor de los Gallagher: el policía, Tony (Tyler Jacob Moore), niño bueno y virginal que hace sacrificios por ella, que siempre le ha interesado; y Steve (Jeremy Allen White), un roba carros que se convierte en una puerta a las posibilidades de explorar un mundo diferente, de lujos, comodidades y dinero.

También están los otros hermanos como Lip (Jeremy Allen White), el inteligente y rebelde; Ian (Cameron Monaghan), quién es gay y se mete con un musulmán casado y el chico malo del barrio; Debbie la niña de diez años, y la mujer más madura del programa, cuidando a su hermanos, en especial a Liam, el más pequeño. Y Carl, el niño travieso de los experimentos explosivos y ocurrencias de una infancia agridulce. Además de la familia, hay otros personajes como los vecinos Kevin y Veronica, Karen y Sheila, que también tienen historias bastante insólitas para una serie sinvergüenza.

No sé qué tipo de audiciones hicieron para Shameless, pero encuentro un reparto de actores que se complementan muy bien y que logran involucrar a los espectadores en una realidad dura esta familia en los suburbios pobres de Chicago. Incluso, los niños demuestran gran naturalidad para interpretar a tan infortunados personajes.

La próxima temporada volverá en enero de 2012 a Showtime y si todavía no ha visto la serie, está en el momento preciso para ponerse al día y dejarse sorprender por la irreverencia que trae consigo la familia Gallagher.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s